La tableta Galaxy Tab de 10 pulgadas de Samsung todavía no ha llegado al mercado, pero su precio ha bajado. El vicepresidente de la división móvil de la compañía ha asegurado que la tableta de 10 pulgadas debería venderse más cara que el actual modelo de siete, “pero vamos a reflexionar sobre ello”. La tableta de siete pulgadas y 16 GB cuesta 589 euros mientras que la iPad más barata, antes de la última rebaja costaba 479.

En la presentación de la semana pasada, Apple anunció que el nuevo modelo de tableta iPad tendrá los mismos precios que el anterior modelo.De hecho, una vez realizado el anuncio, empezó a vender las unidades de iPad que todavía tiene almacenadas con una rebaja media de cien euros hasta agotar las existencias. Los clientes que compraron una iPad al precio original a partir el 16 de febrero también recibirán una compensación de unos cien euros.

Samsung ha vendido de su primera tableta unos dos millones de unidades desde octubre de 2010. Apple ha colocado entre abril y diciembre del año pasado cerca de 15 millones. En la presentación de la iPad 2, el patrón de Apple, Steve Jobs, aseguró que 2011 sería el año de los “copiones” refiriéndose a la avalancha de tabletas que han anunciado otras marcas.

The New York Times, anticipando una guerra de precios este año en el sector de las tabletas, asegura que Apple juega con una serie de ventajas para poder ofrecer sus modelos a un precio más competitivo. La primera sería su capacidad económica para suscribir contratos multimillonarios de suministro que le permiten negociar precios a la baja. De hecho, hace una semanas, trascendió que Apple había firmado un contrato de 5.800 millones de euros con Samsung para garantizarse una serie de componentes para sus teléfonos y tabletas. El interés de Apple se centra en la tecnología Super PLS que mejoraría la resolución de la pantalla de la tableta. Otra ventaja es su propia red de tiendas que le permite administrar los márgenes, que puede reducir pensando en que un incremento de las ventas de su tableta mejora el atractivo de su tienda de aplicaciones y lo que puede dejar de ganar con el precio de venta del aparato lo recupera con las ventas de aplicaciones. Unos ingresos anuales de mil millones de dólares por las aplicaciones le permitirían subsidiar el precio de la tableta. Otro motivo sería que el núcleo de estás máquinas, el procesador, uno de los componentes más caros es un desarrollo propio de Apple.

Quien no parece tener intención de entrar en una carrera de rebajas es Mototola cón su tableta Xoom. Con una pantalla de 10 pulgadas y un procesador de doble núcleo, cuesta en Estados Unidos 800 dólares sin contrato subvencionado con operadoras.

Fuente: CiberP@ís