Esto es la parte mala de vivir en este mundo altamente tecnológico en el que nos encontramos. No hay semana que pase sin que aparezca algún nuevo fallo de seguridad afectando a algún dispositivo, aplicación, sistema operativo, programa o empresa cualquiera.

Si hace unos días veíamos esa información sobre nuestra ubicación que Android y Apple almacenaba secretamente, nos encontramos ahora con un fallo en la seguridad de WhatsApp.

Esta aplicación, mundialmente famosa y a la que ya podemos considerar como de obligatorio uso en cualquier terminal que se precie con conexión a internet, ha visto como es posible acceder fácilmente a los datos contenidos en el programa debido a la no encriptación de esta información.

A pesar que en su web se informa del uso de la encriptación SSL, parece que finalmente no es así, y mediante el uso de un analizador de protocolos como Wireshark, uno puede conectarse de forma sencilla a la red WiFi que estemos utilizando, y ver todos los números de teléfono, nombres en la agenda y mensajes enviados/recibidos.

A no ser que acostumbres a enviar por WhatsApp la combinación de la caja fuerte de tu casa, la información que uno intercambia no suele ser excesivamente peligrosa en caso de ser interceptada por un tercero desconocido. Aún así, está claro que se trata de un fallo muy grave.
Así que a todos aquellos para quienes esta revelación pueda representar un auténtico dolor de cabeza, decirles dos cosas.

Por un lado, desde la empresa ya han iniciado las investigaciones sobre el problema a fin de ponerle solución lo antes posible.
Por otro, decir que mientras tanto no se soluciona, sería mejor evitar la conexión vía WiFi, y usar únicamente el 3G del móvil, que (éste sí) es inaccesible.

Fuente: gizmovil