Hace años a nuestros familiares les costaba imaginar como iba a ser posible que un trozo de plástico reemplazara a las monedas y billetes de su cartera. Algo impensable. Poco a poco las tarjetas de débito y de crédito fueron introduciéndose en los mercados, hasta el punto de que en muchos países —me vienen a la cabeza Suecia o Finlandia— prácticamente ya no se ve el dinero como tal. Si vas al supermercado, pagas directamente con tarjeta de crédito, si tienes que dejar propina en un bar, la añades en el cobrador electrónico al pasar tu tarjeta.

Estoy hablando del presente, pero en este presente también hay otro dispositivo, habitualmente también con parte de plástico, que poco a poco se esta haciendo un hueco y que podría acabar —y lo hará— con las mismísimas tarjetas de crédito: el smartphone o teléfono móvil.

Sin ir mas lejos, hace unos meses os hablábamos de Google Wallet, la nueva propuesta de Google para realizar pagos a través del teléfono móvil. En el interesante artículo, escrito por mi compañero JJ Velasco, os contábamos como la compañía no sólo necesitaría la tecnología y el sistema para realizar los pagos, sino un amplio despliegue y sobre todo soporte por parte de las compañías. Y es que sin clientes, un servicio no es nada.

Pues bien, parece que este apoyo llegará, y los expertos estiman que para dentro de 2 años, en 2013, las ventas de teléfonos móviles equipados con NFC excedan los 75.000 millones de dólares, haciendo que 1 de cada 5 dispositivos utilicen tecnología NFC, por no hablar de las soluciones de terceros que harían disponibles los pagos NFC en móviles que no incorporen el chip.

La tecnología NFC —Near Field Comunicator— permite realizar pagos instantáneos con tan sólo acercar el teléfono móvil a un dispositivo de cobro:

Se trata de un estándar internacional, por lo que no está atado a ninguna marca o terminal en concreto, aunque sin duda es una muy buena señal saber que las grandes compañías han empezado a apostar por el. Sin ir mas lejos, la citada Google, cuyo último terminal —el Nexus S— ya incluye chip NFC, ya da soporte completo a este tipo de pagos con la última versión de su sistema operativo, y tampoco se han olvidado de ello en su nueva red social.

Pero Google no es el único peso pesado. Otras corporaciones como ISIS, fundada en colaboración entre los gigantes americanos AT&T, Verizon y T-Mobile, ya apuestan por este tipo de pagos, y actualmente se encuentran desarrollando sus propio sistema, basado en NFC, que pasará a competir con Wallet.

También hay que sumar a VISA con su propuesta Visa Wallet, que funcionará en la mayoría de dispositivos móviles, incluso aunque no dispongan de chip NFC. La respuesta de American Express es serve.

En total se calcula que para 2014 se harán transacciones por valor de 50.000 millones de dólares, y tan sólo un año después, en 2015, esa cifra subirá a 670.000 millones de dólares, con más de la mitad de los teléfonos móviles siendo capaces de hacer pagos NFC, y desplazando a las tarjetas de crédito y débito.

¿Que opináis de los pagos a través de dispositivos móviles? Casi sin darnos cuenta, poco a poco los teléfonos móviles han ido convirtiéndose en mini-ordenadores que son capaces no sólo de brindarnos éste tipo de funcionalidades, sino de proveernos de una conexión a Internet, servir como cámara fotográfica o como un completo navegador con GPS integrado. Y el futuro es muy prometedor, amigos.

Todas las imágenes que podéis encontrar en este artículo han sido extraídas de la siguiente infografía, que publica GPlus.com, y que por supuesto está disponible en su sitio web. Los datos, sin duda interesantes, han sido recabados de sitios como Appspot, Techcrunch o Gigaom.

Fuente: bitelia